Jóvenes, globalización y postmodernidad: crisis de la adolescencia social en una sociedad adolescent



La adolescencia social en desánimo*

En condiciones como las actuales, renovados órdenes se están instalando sin ambages, imponiéndose la desorientación en unas condiciones de cambio entrópicas, de modo que las demandas de la era global afectan significativamente a nuestras vidas, tal y como ha evidenciado Giddens (2000), y son causantes de estados confusionales y patologizaciones personales varias (Myers, 2000). Semejantes condiciones se hallan potenciadas por la paradoja de un tiempo de postmodernidad que se vincula a otras crisis en condiciones globalizadoras y de mundialización (véase Almirón, 2002; Amin, 1999; Beck, 1998; Biersteker, 2000), asociadas a las propias falacias del globalismo y ante las demandas de un mundo digitalizado que se sirve de discursos con estatuto de verdad y otras herramientas de poder, siendo causante de apremiantes malestares, como los evidenciados por Stiglitz (2002). Tales cambios identitarios son signo y síntoma de otras tantas crisis, entendiendo por éstas, de acuerdo con su significado etimológico, actos de decisión en lo personal y en lo social. La cuestión que nos planteamos no es otra que analizar, acorde con los cambios operados, las identidades de las subculturas juveniles y las modificaciones experimentadas en sus realidades psicosociológicas, sus esperanzas y distopías. Como toma de decisiones conflictuadas, las crisis son aplicables tanto a las convulsiones macrosociales como a los cambios pubertarios, a los ajustes operados reflejamente y a las necesidades (in)satisfechas de los adolescentes en la red psicosocial, al agravamiento de las contradicciones inherentes al sistema y a la cronicidad de estados personales problematizados, a lo individual y a lo social, en suma. La búsqueda y redefinición incesante de identidad caracteriza al postadolescente actual, cautivo en la adolescencia como evidencia Castillo (1997, 1999), en un permanente momento de tránsito influido por los imperativos de la sociedad contemporánea, en donde se tiende a un permanente diálogo sobre el sujeto ante una renovada búsqueda de sí mismo, en los términos expresados por Touraine y Khosrokhavar (2002).


Los adolescentes en su período de definición personal necesitan referencias y referentes, acciones simbólicas e iconos, valores y significados atribuidos, etc., que, en condiciones de inestabilidad, actúen como elementos que contribuyan a dar sentido a sus búsquedas. Están obligados a definirse, a hallar una identidad cuya consecución se va forjando, ya sea bajo la forma de conformidad acrítica, de asimilación singularizada o de rechazo sintomático de lo establecido, con la ayuda de formas de distracción establecidas y de formas colectivas de evasión e inactividad y sobre estimulación como renovadas apologías dionisíacas (Bellis y Hughes, 2003) que se les representan como ejercicios de libertades. Ese esparcimiento juvenil orquestado en forma de salir de marcha y diversiones nocturnas (Calafat, Juan, Becoña, Fernández, Gil, Palmer, Sureda y Torres, 2000), unido a una escolarización que nunca acaba vinculada a efectos de poder y control de acuerdo con una perspectiva de análisis foucaultiana (Moral y Ovejero, 2000; Moral y Pastor, 2000) o a una inserción socio profesional que se va retardando y precarizando (Alonso, 2000; Blanch, 2001; Castillo, 1998; González, 1999), son signos y síntomas de ese conflicto entre la sociedad y el joven, y de éste con los otros y consigo mismo. En momentos de desilusiones masivas, algunos jóvenes con miedo a la libertad, en terminología frommiana, se consuelan del desánimo ya sea con sobre activaciones varias, a través de la conformidad automática o mediante la redefinición de identidades difusas. En los tiempos actuales los adolescentes contemporáneos experimentan sentimientos de decepción, aunque se enmascaren bajo una apariencia de conformidad y disfrute superficial en forma de consumo o de ocio juvenil de fin de semana, como si de un intento de adaptación no traumática a una realidad que se intenta simular se tratara. Semejantes contradicciones son evidenciadas por Urra (2002, p. 11): "Vitalidad, efervescencia, ilusión, tristeza y hasta desesperación definen una etapa donde la ropa que se lleva, las modas y los efímeros mitos cobran un valor inusitados".


En consecuencia, abundan los señuelos mediante los cuales se distrae a los jóvenes de sus auténticas búsquedas. Semejantes encantamientos de un mundo desencantado, adoptando como propia la expresión de Ritzer (2000), son fuegos artificiales -en forma de disciplinamientos, búsquedas comunes, conciencias colectivas, normas y desviaciones, discursos ideologizados y estatutos de verdad-, que representan artefactos diseñados como "bienes" impunes para adolescentes y jóvenes, en virtud de los cuales se enmascaran intencionalmente los sentimientos generalizados de desánimo e incomprensión ante búsquedas no satisfechas que se experimentan durante la adolescencia social como estado de moratoria.


Acerca de las crisis de la adolescencia

El joven contemporáneo, sus búsquedas y proyecciones, así como las incertidumbres derivadas de cambios en el pensamiento social, la reformulación de las representaciones simbólicas ante momentos de socavamiento de los referentes y las convulsiones propias del entorno, se interrelacionan, se agravan o se benefician unas de las acciones/reacciones de las otras, dada la vinculación retroalimentadora de la que se trata. Actualmente, el joven preadulto como adolescente social (Moral y Ovejero, 1998, 1999) está atravesando una crisis de adolescencia, cuya etiología no descansa, únicamente, en una revolución tormentosa interior, a modo roussoniano, sino en la propia raigambre multidimensional de sus conflictos. Individualizar, e incluso patologizar, los problemas de los postadolescentes representa un ejercicio mediante el que, al desvincular cada caso de sus multideterminaciones, se reduce de forma intencional la responsabilidad de otras agencias y poderes implicados a nivel social, familiar, académico, mediático e institucional, como consecuencia del intento de personalizar un conflicto heterocondicionado.


Retroalimentación de las crisis de la adolescencia y de la sociedad

Una adolescencia forzada, una pubertad social, una juventud prolongada, como constructos que designan todos ellos una misma realidad, se generalizan en las condiciones que definen una gran paradoja: una sociedadadolescente de adultos. El calificativo de adolescente (con toda la carga estereotípica que conlleva) aplicado a la sociedad actual se podría emplear para denotar la ambivalencia, la sucesión de cambios, las contradicciones, el debilitamiento de valores tradicionales, su exasperación ante las tomas de decisiones que ha de adoptar, las tensiones y turbulencias, su egocentrismo, el hedonismo, la inmediatez, la renovación, la búsqueda y redefinición de identidad o, finalmente, el estado de permanente tránsito hacia no se sabe muy bien qué. Se propone un análisis de los mundos posibles contemporáneos y de sus efectos sobre las realidades de los adolescentes, así como de sus réplicas ante tales condiciones: a) en este mundo desbocado (Giddens, 2000), la categoría estanca de adolescencia, que ha perdido su característica definitoria de transitoriedad, ha tomado el rumbo de una juventud social prolongada, postergándose su progreso hacia la condición de adulto; b) en el mundo de la metamorfosis del trabajo (Alonso, 2000; Antunes, 1999; Castells, 1999; Castells y Espin-Andersen, 1999) se obstaculiza la plena inserción socio laboral de los jóvenes, ralentizándose su acceso; c) en el mundo de la civilización del ocio, referenciada hace décadas por Dumazedier (1968), se van imponiendo nuevas ocupaciones del tiempo libre de los jóvenes vinculadas tanto a formas colectivas programadas de evasión (Rodríguez y Megías, 2001) como a manifestaciones de ocio serio (Codina, 1999); d) en un mundo digitalizado en el que se va instalando el poder de las nuevas tecnologías (véase Castells, 1997, 1998a, 1998b), el adolescente fomenta la comunicación interpersonal a través de cyberintermediarios, tecnificándose la naturaleza socioconstruida de sus vínculos relacionales e incluso se alude a la emergencia de la Generación @ (Feixa, 2001, 2003); e) en el mundo de la modernidad en encrucijada (Bilbao, 1997) que potencia el malestar de lo humano (Myers, 2000), también para el adolescente las grandes verdades y promesas de la modernidad (creencia en la Razón y en la ciencia, en la unidad de la historia o en el progreso histórico, así como la consideración del hombre como sujeto autónomo y racional) son simbolismos que se resisten a admitir como debilitados; f) en el mundo del yo saturado descrito por Gergen (1992), la identidad psicosocial del joven se diluye y recompone en diversas formas de autoconciencia (véase Iranzo y Blasco, 2002), en múltiples yoes que se ponen en escena en virtud de las circunstancias; g) en el mundo del ser como "átomo ficticio", adoptando la expresión de Varela (1992), el microcosmos del adolescente se vincula más que nunca, paradójicamente, a las colectividades como más que masas atomizadas, ya sea en forma de tribalidades urbanas u otras formas de juvenalismo (véase Feixa, 1998; Maffesoli, 1990; Moral y Ovejero, 2004); h) en el mundo mass-mediático, digitalizado e informacional (véase Negroponte, 1999) abundan vinculaciones entre el individualismo mediático contemporáneo y el ansia de identidad juvenil (Pérez Tornero, 2000) u otros modos de comunicación mediática en las condiciones que definen una cultura de virtualidad real (Castells, 1999), y visiones psicosociológicas del animal symbolicum (Moral, 2003), de modo que va redefiniéndose una subcultura juvenil calificada como iuventus digitalis (Moral y Ovejero, 2004); y, finalmente, entre otros muchos submundos posibles, i) mediante las utopizaciones actuales se evidencian fracasos humanos en sociedades llamadas de bienestar que entran en crisis (Mishra, 1992; Offe, 1990; Offe y Deken, 2000), ante un progreso decadente descrito por Racionero (2000), al mismo tiempo que se emplean mecanismos distractores de otras búsquedas y demandas, signos y síntomas del malestar contemporáneo. Hemos de reafirmarnos en la premisa básica de que no existe una adolescencia ni una juventud, sino adolescentes y jóvenes (Crosera, 2001; Funes, 2003; Elzo, 1999; Jover, 1999; Moral, 1997, 1999; Ruiz de Olabuénaga, 1998) en condiciones de grandes heterogeneidades sometidas a un proceso reificante, en las que cada cual demanda su lugar en ese universo de mundos posibles como los descritos. Mediante la acción discursiva se va imponiendo "la" verdad, de modo que la definición de joven contemporáneo y su praxis de vivir ha de insertarse en las actuales coordenadas postmodernas y en las condiciones definitorias de la sociedad postindustrial y globalizada, que procedemos a describir.


Los jóvenes en las actuales condiciones postmodernas y postindustriales

Juventud y Postmodernidad podrían ser definidos como dos constructos sociolingüísticos con evidentes efectos de poder de los que se derivan, y que no sólo designan, diversas realidades. Postmodernidad: una palabra carente de sentido. Úsenla a menudo. Ésta es una acepción recogida en un diccionario de cultura contemporánea citada por Giddens (1997). Del mismo modo, oportunamente, se podría parafrasear a Bourdieu, juventud: una palabra, mitificada como condición existencial. Ambos términos puede que no sean, sino, constructos sociolingüísticos que se reifican a través de los imperativos del lenguaje y la narratividad de los discursos que se nos representan como ficciones alegóricas (Moral y Pastor, 2000). En todo caso, el discurso, así como el significado socialmente construido que proyecta, es un regulador simbólico de conciencias y legitimador de las mismas. La complejidad de análisis de cada uno de ellos por separado se maximiza cuando se pretende conjugarlos y explicar uno a través del otro, y a la juventud cautiva, calificada como tal por Castillo (1999) en el contexto de las condiciones de la postmodernidad. Moda, invención, mito o algo más real y duradero, a partir el enfrentamiento sostenido por las distintas posturas puede derivar en una mera discusión maniquea. Lo cierto es que la apertura de grandes grietas en la modernidad vinculadas a los profundos cambios sociales que se están produciendo en el propio proceso de industrialización (globalización, movilidad, supe especialización, exacerbación del consumo, informacionalismo, etc.) conduce a muchos investigadores de la realidad social a hablar de sociedad postmoderna. En un diálogo babélico, la multiplicidad de análisis que, de un modo laxo, han analizado la postmodernidad y la modernidad y sus consecuencias sobre el pensamiento y la sociedad (véase Anderson, 2000; Bauman, 1990; Bilbao, 1997; Eagleton, 1996; Jameson, 1996; Lyotard, 1987; Norris, 1998; Roiser, 1997) ha contribuido, en vez de a la clarificación epistemológica, a fomentar las contradicciones de un nuevo orden que, en sí mismo, ensalza la relatividad y parece expandir la confusión. En estas condiciones, a partir de cambios en el sistema productivo y de mercado como el tecnológico o la economía globalizada se tienden a proyectar cambios actitudinales que influyen sobre las identidades juveniles, tales como aquellos derivados de la reinterpretación del significado social del trabajo (Alonso, 2000) o la mercantilización de las relaciones sociales a través de un tiempo sobre activado de divertimento (Rodríguez y Megías, 2001). Todo ello provoca en el joven inseguridades añadidas a aquellas propias de su estado social ambivalente. La pregunta que hemos de plantearnos es la relativa a cómo afecta este tiempo de vacío, en expresión de Giddens (1993), sobre los jóvenes y postadolescentes actuales en esta condición de espera psicosocial. La sintomatología del hombre postindustrial es transmitida al postadolescente. Ciertamente, el hic et nunc de esta sociedad postindustrial, complejo, rápido, móvil y contradictorio, afecta a las crisis que se experimentan durante la adolescencia prolongada, al mismo tiempo que se nutre de las condiciones que impone aquélla. Con objeto de profundizar en semejante influencia del sistema postindustrial sobre el propio proceso de redefinición de las identidades juveniles sería necesario profundizar en la reevaluación del significado del trabajo, vinculado en nuestros días al nuevo orden informacional y global del que se derivan repercusiones sobre el propio trabajo (véase Agulló y Ovejero, 2001).


Semejantes coordenadas se insertan en unas condiciones que influyen decisivamente sobre el mercado laboral y el empleo, dada la reemergente transformación del trabajo (véase Castells y Espin-Andersen, 1999; De la Torre y Conde, 2000; Ovejero, 2001; Rodríguez y Martín, 2001), lo cual condiciona los nuevos retos de inserción socio laboral y la diversificación de sus trayectorias (Casal, Masjuan y Planas, 1990) a lo que se suma su desvalorización y la aceptación de su carácter instrumental (Moral y Ovejero, 1999). Todo ello se ofrece con objeto de intentar interpretar la reconstrucción continua de las condiciones que obstaculizan la definición y transformación adaptativa de las identidades de los jóvenes, con objeto de prevenir y/o recuperar socavamientos de libertades a consecuencia de búsquedas ignominiosas de felicidades colectivas que no son tales. Con semejante disposición se tratan de paliar frustraciones personales en las búsquedas de los postadolescentes contemporáneos y posibles fricciones producidas en nuevos agrupamientos humanos en los que se busca estabilidad en condiciones entrópicas y para desproblematizar semejante situación.


En semejantes coordenadas se va produciendo un manifiesto desfase entre la más temprana maduración psicológica, biológica e intelectual y el retraso cada vez más perentorio en su incorporación a la actividad económica. Se obstaculiza, pues, la inserción psicosocial (emancipación familiar, incorporación al trabajo, hogar independiente, asunción de responsabilidades, etc.) de los jóvenes en la sociedad adulta con los consiguientes problemas derivados de este desfase. Esta dilación que provoca un aumento del tiempo de transición entre la escuela y el primer desempeño laboral se hace cada vez más evidente. Aumenta la cualificación profesional, en condiciones de sobre educación, que no se ven satisfechas en el desempeño de un trabajo acorde con la misma, tal y como se deduce de los análisis de Fernández Enguita (1990a, 1990b). Proliferan los obstáculos u omisiones de las condiciones facilitadoras que podrían satisfacer las necesidades de emancipación social. Los jóvenes demandan una plena inserción a través del trabajo en un mundo en el que la inestabilidad y la movilidad laboral, el rediseño de los puestos de trabajo o la demanda de profesionales pueden conducir a una persistente sensación de incertidumbre psicosociológica. Semejante estado se enmascara bajo condiciones de seducción como mecanismo distractor, ya descritas por Baudrillard (1968, 1987), y el imperativo alienante de la mercancía, máxime en condiciones en las que se trabaja deprisa para poder vivir "despacio" (Moral y Lozano, 2000), sometiéndose a los jóvenes a un microcosmos de atracciones y una vorágine de consumo y ocio que parece ir imponiéndose como norma. Asimismo, se inventan otros simuladores que sirven de entretenimiento en este impasse, tales como la relativamente reciente invención de otro mecanismo distractor: las empresas de trabajo temporal (E.T.T.) que crean y responden a nuevas fórmulas de contratación como auténtico destello de oportunidad de inserción socio laboral que, por lo general, bajo una apariencia seductora, complica aún más la de por sí precaria situación. En definitiva, vivimos en unas condiciones en la que se asiste al debilitamiento de los sistemas referenciales y donde se ponen en cuestión ciertas verdades asumidas como tales, en donde se diluye y reconstituye cada vez en más instancias legitimadas (familia, escuela, grupos de pertenencia y referencia, medios de comunicación, etc.) el poder socializador/normalizador y en las que se siguen necesitando certidumbres y apoyos en un sistema y entorno referencial en aparente agudización de sus crisis. Se impone un proceso de socialización prolongada de estos jóvenes, eternos aspirantes a la condición plena de adulto, al salvar el escollo de la válida inserción. Parejo a ello se prolonga el período de formación y escolarización, el cual ha dejado de ser una garantía de futuro desempeño laboral. Se participa de un sistema encaminado hacia la globalización y las servidumbres impuestas por las macroestructuras, a consecuencia del cual se problematiza la identidad del hombre postindustrial, a pesar de que aumentan las búsquedas y las redefiniciones a base de las conciencias reflejas. Se anticipa el regreso al sujeto (Moral, 2003), dada la fragmentación de la esfera personal, priorizándose las metamorfosis externas sobre las propias, las introspecciones resultan ser traumáticas y proliferan otros tantos desórdenes personales derivados de esta situación interina.


A MODO DE REFLEXIÓN FINAL: Tiempo de adolescencia social y Tiempo de espera

Vivir la adolescencia ha de tener su tiempo, de modo que se experimentan crisis identitarias de adolescencia prolongada, condición que va pareja e interactúa con las propias crisis de la sociedad. En las actuales coordenadas que definen la sociedad postindustrial y postmoderna se sitúa el tiempo-espacio de la adolescencia social, a contratiempo, de acuerdo con la apreciación de Lasén (2000), como auténtica condición de pseudoadultez. De la adolescencia como estado de transición y de la juventud como proyecto vital y del carácter pasajero de ambas, se ha tendido a su reconceptualización como una dilación impuesta, de la transición a la permanencia y del que-hacer de todo proyecto vital (a modo orteguiano) en un qué hacer con un tiempo de espera que se va cronificando. La prolongación del tiempo social de la adolescencia y el paso de su condición de liminalidad a ser definida como estado que se atraviesa lenta y dilatadamente (más tiempo y mayor ralentización) se han visto acentuadas por los cambios que se han sucedido en las últimas décadas. La adolescencia, como edad de la controversia y la redefinición, convive en la paradoja del tiempo social, la del trabajo de la sociedad postindustrial, la de la ocupación concertada del tiempo libre y otras muchas paradojas identificativas de los movimientos oscilatorios de este péndulo del tiempo que describió Barnett (2000). Para el adolescente tardío los tiempos han dejado de ser cronológicos, ya que durante la pubertad social el reloj biológico cede el paso al cronómetro social. Si bien la juventud no es una cuestión de tiempo, sino de condición social, lo cierto es que los vínculos interpersonales y apoyos sociales son un asidero en tiempos de inseguridades. Cambia también la ocupación de los tiempos virtuales de la Generación @ descrita por Feixa (2003). Hay múltiples intentos de leer los signos de los tiempos, tal como apunta Sabrovsky (1996), desde la economía y las ciencias sociales a la sociedad de la información, desde la hegemonía de la democracia liberal en lo político a los desencantos del mercado postindustrial.


De uno u otro modo, los tiempos de espera de los postadolescentes están marcados por los tiempos de poder y los modus operandi de la estructura productiva, la organización educativa, las agencias socializadoras, los mecanismos de poder y control social, etc. El joven contemporáneo no emigra hacia la condición de adulto en el tiempo en que la naturaleza social parecía dictar como conveniente, sino que permanece en un tiempo de conflictos y en una tierra de nadie. O bien se angustia ante esta necesidad de ubicación que se va dilatando, o bien se adapta haciendo uso de mecanismos distractores creados al efecto por la misma sociedad que le obstaculiza su inserción, e incluso puede aprovecharse de su situación de espera. El mal del desánimo de Alicia correspondería a la primera de las posibilidades apuntadas. Con esta etiqueta se podría designar a aquellos jóvenes que quieren madurar y que viven su tiempo de espera como púberes sociales. Se alude a la sensación de desesperanza ante uno mismo en un mundo cambiante, con reglas absurdas y rígidas, que mutan vertiginosamente (como en el País de las Maravillas). Se vive en perpetuo estado de adolescente del que al joven le interesa salir, aunque se pierde en un laberinto donde los caminos no parecen conducir a ninguna parte (como en el diálogo de Alicia y el Gato). Y por el acceso incompleto a posiciones sociales entre la madurez biológica y la social el post-adolescente se siente en un cuerpo social de púber mientras tiene un cuerpo físico de adulto. El mal de Peter Pan, esto es, el diagnóstico de jóvenes que no quieren madurar y vivir como adultos, es la segunda de las posibilidades. Se les acusa de su propia situación de ambivalencia y se apela a su disposición acomodaticia. Los etiquetados así suelen (re)crean su mundo de ilusiones, como en el cuento, en el que la diversión y los destellos fulgurantes parecen no tener fin. Se inventan sus propias necesidades y se afanan en satisfacerlas para lo que cuentan con suficientes formas de distracción. No desean un regreso al futuro, sino que el tiempo parezca detenerse, de modo que se desea permanecer en un estado de eterna adolescencia (auto) impuesta. En fin, la sabiduría popular señala que cada cosa tiene su tiempo, de modo que cuando algo se prolonga por encima de su tiempo "natural" puede convertirse en cautivo del mismo. La actual adolescencia prolongada consiste en un estiramiento de un estadío que deriva propiamente en un estado que finaliza con la completa madurez social. Surgen opiniones encontradas acerca del tipo de respuesta de los postadolescentes a esta situación, ya sea como mecanismo de adaptación y/o aprovechamiento de tal coyuntura (permanencia en el hogar, difusión de responsabilidades, etc.) o como reacción calificada de desviada (neotribalismo, violencia, cultos báquicos y consumo de otras sustancias psicoactivas, etc.) ante unas condiciones externas impositivas.


Cuestionarnos sobre si, una vez impuestas semejantes trabas, el postadolescente aprovecha su situación o reacciona desadaptándose es desviar la atención del fenómeno en sí mismo y de su multicausalidad. Los jóvenes que sienten/sufren la dilación impuesta/aprovechada a su plena inserción avivan las expectativas asociadas al fin de la moratoria social. El adolescente preadulto, de un modo u otro, es rehén del tiempo, un tiempo que deviene de forma despiadada, siendo lo importante su empleo productivo no el tiempo en sí. Ha de concluirse que el investigador social al analizar la naturaleza social de lo humano, da cuenta e interpreta acontecimientos, máxime ante temas tan controvertidos como el analizado, reafirmándose en la idea de que cada juventud es un producto de su época, confirmando semejante presupuesto a partir de un intento elaborado de hilazón contextual mediante el cual se otorgan significados a relaciones dialécticas y convirtiéndose algo, siguiendo ésta u otra lógica, en objeto de estudio con significación propia, al tiempo que se va reconstruyendo.


Bibliografía

  1. Agulló, E. y Ovejero, A. (Coords.) (2001). Trabajo, individuo y sociedad. Perspectivas psicosociológicas sobre el futuro del trabajo. Madrid: Pirámide.

  2. Almirón, N. (2002). Los amos de la globalización. Barcelona: Plaza & Janés Editores.

  3. Alonso, L.E. (2000). Trabajo y posmodernidad: el empleo débil. Madrid: Fundamentos.

  4. Amin, S. (1999). El capitalismo en la era de la globalización. Barcelona: Paidós.

  5. Anderson, P. (2000). Los orígenes de la postmodernidad. Barcelona: Anagrama.

  6. Antunes, R. (1999). ¿Adiós al Trabajo? Ensayo sobre la metamorfosis y el rol central del mundo del trabajo. Buenos Aires: Antídoto.

  7. Barnett, J.E. (2000). El péndulo del tiempo. Barcelona: Península.

  8. Baudrillard, J. (1968). Le système des objets. París: Gallimard.

  9. Baudrillard, J. (1987). Cultura y simulacro. Barcelona: Kairós.

  10. Bauman, Z (1990). Philosophical affinities of postmodern sociology. En: The Sociological Review, 38, (pp. 411-444).

  11. Beck, U. (1998). ¿Qué es la globalización? Falacias del globalismo. Barcelona: Paidós.

  12. Bellis, M.A. y Hughes, K. (2003). Consumo recreativo de drogas y reducción de daños en la vida nocturna global. En: Adicciones, 15, suplemento 2, (pp. 289-309).

  13. Biersteker, Th.J. (2000). Globalization as a Mode of Thinking in Mayor Institutional Actors. En: N. Woods (Ed.).The Political Economy of Globalization. Londres: MacMillan.

  14. Bilbao, K. (1997). La modernidad en la encrucijada. La crisis del pensamiento utópico en el siglo XX: El marxismo de Marx. En: Donostia: Tercera Prensa-Hirugarren Prentsa.

  15. Blanch, J.M. (2001). Empleo y desempleo, ¿viejos conceptos en nuevos contextos? En: E. Agulló y A. Ovejero, A. (Coords.). Trabajo, individuo y sociedad. Perspectivas psicosociológicas sobre el futuro del trabajo (pp. 27-48). Madrid: Pirámide.

  16. Calafat, A.; Juan, M.; Becoña, E.; Fernández, C.; Gil, E.; Palmer, A.; Sureda, P. y Torres, M.A. (2000). Salir de marcha y consumo de drogas. Madrid: Plan Nacional sobre Drogas.

  17. Casal, J.; Masjuan, J.M. y Planas, J. (1990). La inserción de los jóvenes. En: Revista de Educación, 293, (pp. 109-122).

  18. Castells, M. (1997). La era de la información: Economía, sociedad y cultura. Vol. I: La sociedad red. Madrid: Alianza.

  19. Castells, M. (1998a). La era de la información: Economía, sociedad y cultura. Vol. II. El poder de la identidad. Madrid: Alianza.

  20. Castells, M. (1998b). La era de la información: Economía, sociedad y cultura. Vol. III. Fin de milenio. Madrid: Alianza.

  21. Castells, M. (1999). Globalización, tecnología, trabajo, empleo y empresa. En: M. Castells y G. Esping-Andersen, G. La transformación del trabajo (pp. 23-121). Colomers: La Factoría.

  22. Castells, M. y Espin-Andersen, G. (1999). La transformación del trabajo. Colomers: La Factoría.

  23. Castillo, G. (1997). Cautivos en la adolescencia. Los hijos que siguen en el nido. Los hijos que se refugian en el alcohol. Barcelona: Oikos-Tau.

  24. Castillo, G. (1999). El adolescente y sus retos. La aventura de hacerse mayor. Madrid: Pirámide.

  25. Castillo, J.J. (1998). A la búsqueda del trabajo perdido. Madrid: Tecnos.

  26. Codina, N. (1999). Tendencias emergentes en el comportamiento de ocio: el ocio serio y su evaluación. En: Revista de Psicología Social, 14(23), (pp. 331-346).

  27. Crosera, S. (2001). Para comprender al adolescente. Barcelona: De Vecchi.

  28. De la Torre, A. y Conde, J.A. (2000). Tecnología, mercado laboral y empleo. En: Intervención Psicosocial, 9(3), (pp. 297-312).

  29. Dumazedier, J. (1968, or. 1962). Hacia una civilización del ocio. Barcelona: Estela.

  30. Eagleton, T. (1996). Las ilusiones del postmodenismo. Barcelona: Paidós.

  31. Elzo, J. (1999). Ensayo de una tipología de jóvenes españoles basado en sus sistemas de valores. En: J. Elzo; F.A. Orizo; J. González-Anleo; P. González Blasco; M.T. Laespada y L. Salazar. Jóvenes españoles’99 (pp. 13-51). Madrid: Fundación Santa María.

  32. Feixa, C. (1998). De jóvenes, bandas y tribus. Barcelona: Ariel.

  33. Feixa, C. (2001). Generació @. La joventut al segle XXI. Barcelona: Observatori Catalè de la Joventut.

  34. Feixa, C. (2003). Generación @. La adolescencia en la era digital. En: Cuadernos de Pedagogía, (pp. 320, 52-55).

  35. Fernández-Enguita, M. (1990a). La cara oculta de la escuela. Educación y trabajo en el capitalismo. Madrid: Siglo XXI.

  36. Fernández-Enguita, M. (1990b). Educación, formación y empleo en el umbral de los noventa. Madrid: C.I.D.E.

  37. Foucault, M. (1994). Verdad y poder. Diálogo con M. Fontana. En: M. Morey y M. Foucault. Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones (pp. 128-145). Barcelona: Altaya.

  38. Funes, J. (2003). ¿Cómo trabajar con adolescentes sin empezar por considerarlos un problema? En: Papeles del Psicólogo, 84, (pp. 1-8).

  39. Gergen, K.J. (1992). El yo saturado: dilemas de identidad en el mundo contemporáneo. Barcelona: Paidós.

  40. Giddens, A. (1993). Consecuencias de la modernidad. Madrid: Alianza.

  41. Giddens, A. (1997). Política, sociología y teoría social. Reflexiones sobre el pensamiento social clásico y contemporáneo. Barcelona: Paidós.

  42. Giddens, A. (2000). Un mundo desbocado. El efecto de la globalización en nuestras vidas. Madrid: Taurus.

  43. González, A.T. (1999). Nuevas fórmulas de contratación: las empresas de trabajo temporal en España. En: E. Agulló, J.A. Fernández Alonso, J. Fernández del Valle, A.I. García y F.J. Grossi (Coords.). Siglo XXI. Problemas, perspectivas y desafíos (pp. 371-377). Universidad de Oviedo: Servicio de Publicaciones.

  44. Iranzo, J.M. y Rubén Blasco, J. (2002). Sobre las identidades. Universidad Pública de Navarra.

  45. Jameson, F. (1996). Teoría de la postmodernid@d. Madrid: Trotta.

  46. Jover, D. (1999). La inserción socio-laboral en la encrucijada (Retos y realidades). En: Intervención Psicosocial, 8(3), (pp. 283-297).

  47. Lasén, A. (2000). A contratiempo. Un estudio de las temporalidades juveniles. Madrid: CIS.

  48. Lyotard, J.F. (1987). La condición posmoderna. Madrid: Cátedra.

  49. Maffesoli, M. (1990). El tiempo de las tribus. Barcelona: Icaria.

  50. Mishra, R. (1992). El estado de bienestar en crisis. Pensamiento y cambio social. Madrid: Centro de Publicaciones del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social.

  51. Moral, M.V. (1997). La construcción de la identidad psicosocial en una muestra de jóvenes y adolescentes de Enseñanza Secundaria. Universidad de Oviedo: Memoria de Investigación del Doctorado.

  52. Moral, M.V. (2003). Homo videns: Visión psicosociológica de las miradas apocalípticas e integradas en elanimal symbolicum. En: J.L. Caramés, C. Escobedo y J.L. Bueno (Eds.). El Discurso Artístico visual. X Congreso Internacional Discurso Artístico. Oviedo: Servicio de Publicaciones de la Universidad de Oviedo.

  53. Moral, M.V. (2004). Jóvenes, violencia y tribalidad urbana como forma emergente de identidad difusa. En: Revista Electrónica Iberoamericana de Psicología Social, 4(2) (pp. 12-28).

  54. Moral, M.V. y Lozano, L. (2000). ‘Trabajar deprisa para vivir despacio’: una interpretación psicosociológica de las actitudes hacia el ocio. En: A. Ovejero, M.V. Moral y P. Vivas. Aplicaciones en Psicología Social (pp. 436-442). Madrid: Biblioteca Nueva.

  55. Moral, M.V. y Ovejero, A. (1998). La identidad psicosocial de los jóvenes construida en/por la red social de amigos. II Congreso Iberoamericano de Psicología. Madrid: C.O.P.

  56. Moral, M.V. y Ovejero, A. (1999). La construcción retardada de la identidad profesional en jóvenes. Psicothema, 11(1), (pp. 83-96).

  57. Moral, M.V. y Ovejero, A. (2000). Educación, poder y postmodernidad: una visión foucaultiana. En: A. Ovejero, M.V. Moral y P. Vivas. Aplicaciones en Psicología Social (pp. 261-267). Madrid: Biblioteca Nueva.

  58. Moral, M.V. y Pastor, J. (2000). Educación y postmodernidad, acaso dos eufemismos. En: Revista Electrónica Iberoamericana de Psicología Social, (1) (pp. 23-46).

  59. Myers, D.G. (2000). The american paradox: Spiritual hunger in an age of plenty. New Haven: Yale University Press.

  60. Negroponte, N. (1999). El mundo digital. Barcelona: Ediciones B.

  61. Norris, C. (1998). ¿Qué le ocurre a la postmodernidad? La teoría crítica y los límites de la filosofía. Madrid: Tecnos.

  62. Offe, C. (1990). Contradicciones en el Estado del Bienestar. Madrid: Alianza Editorial.

  63. Offe, C. y Deken, J. de (2000). Trabajo, ocio y participación social. En: S. Muñoz; J.L. García Delgado y L. González Seara (Eds.). Las estructuras del bienestar en Europa. (pp. 23-45). Madrid: Cívitas.

  64. Ovejero, A. (2001). El trabajo del futuro y el futuro del trabajo: algunas reflexiones desde la psicología social de la educación. En: E. Agulló y A. Ovejero (Coords.) Trabajo, individuo y sociedad. Perspectivas psicosociológicas sobre el futuro del trabajo (pp. 145-163). Madrid: Pirámide.

  65. Pérez Tornero, J.M. (2000). El ansia de identidad juvenil y la educación. Del individualismo mediático contemporáneo y las estrategias educativas. Anuario de Psicología, 31(2), (pp. 59-71).

  66. Racionero, L. (2000). El progreso decadente. Repaso al siglo XX. Barcelona: Ensayo.

  67. Ritzer, G. (2000). El encanto de un mundo desencantado. Barcelona: Ariel.

  68. Rodríguez, A. y Martín, M.A. (2001). Evolución del trabajo y nuevas formas de estructuras organizativas. En: E. Agulló y A. Ovejero (Coords.) Trabajo, individuo y sociedad. Perspectivas psicosociológicas sobre el futuro del trabajo (pp. 65-94). Madrid: Pirámide.

  69. Rodríguez, E. y Megías, I. (2001). Estructura y funcionalidad de las formas de diversión nocturna: límites y conflictos. En: Revista de Estudios de Juventud. La Noche: un conflicto de poder (54) (pp. 46-70). Madrid: INJUVE y FAD.

  70. Roiser, M. (1997). Postmodernism, postmodernity and social psychology. En: T. Ibáñez y L. Íñiguez. Critical Social Psychology (pp. 95-110). London: Sage.

  71. Ruiz de Olabuénaga, J.I. (Dir.). (1998). La juventud liberta. Género y estilos de vida de la juventud urbana española. Bilbao: Fundación BBV.

  72. Sabrovsky, E. (1996). El desánimo. Ensayo de la condición contemporánea. Oviedo: Nobel.

  73. Stiglitz, M. (2002). El malestar en la globalización. Madrid: Taurus.

  74. Touraine, A. y Khosrokhavar, F. (2002). A la búsqueda de sí mismo. Diálogo sobre el sujeto. Barcelona: Paidós.

  75. Urra, J. (2002). Prólogo. En J.M. Fernández Millán y G. Buela-Casal. Manual para padres desesperados... con hijos adolescentes (pp. 11-16). Madrid: Pirámide

*Texto tomado del Archivo Documental “Cuerpos, sociedades e instituciones a partir de la última década del Siglo XX en Colombia”. Mallarino, C. (2011 – 2016). Tesis doctoral. DIE / UPN-Univalle.

Entradas Destacadas