Cuerpos anormales: hipertextos de la insumisión*



Desde una aproximación a la poética de Simón Bolívar en “Mi delirio sobre el Chimborazo” se analizará la concepción política de cuerpos insumisos desde la obra “Un hombre” de Oriana Falacci. El cuerpo como significante que cumple el verbo de la transgresión, y en tal sentido compone los relatos del señalamiento, la persecución, el ultraje y las prácticas de tortura que intentan normalizar en la obediencia o en la reiteración y/o aprobación de los discursos y las conductas hegemónicas.


Los cuerpos anormales tejen la textualidad de la insumisión, revelan desde sus actos los significados de la rebeldía que son en suma, las decisiones que marginan de lo establecido para cuestionarlo, resistirlo y combatirlo; constituye la ruptura con los sentidos ideológicos y represivos que se erigen para mantener el orden, la normalidad.


La hipertextualidad que aquí subyace se sustenta en el hecho histórico de la oposición como perspectiva divergente con las formas dominantes que han soslayado el bienestar de las mayorías por definir y proteger intereses minoritarios. De tal manera que, el sometimiento de un cuerpo al confinamiento o a la vejación, representa igualmente, un hipertexto de la opresión como mensaje preventivo del régimen, de sus jerarquías de control, poder y direccionamiento del destino político de quienes asume como subalternos. De fondo, el interrogante pretende poner al sujeto político en la legítima defensa de la dignidad, la libertad y la justicia, únicos pilares sobre los cuales se respalda el bienestar de la vida.



*Docente Universitaria Fundación Universitaria Luis Amigó. Doctora en Filosofía Universidad Pontificia Bolivariana. carojas@udem.edu.co/claudiarbol@gmail.com

Entradas Destacadas