El Cuerpo “vivenciado”. Disciplinas teórico-prácticas del campo de lo corporal desarrolladas en ...



En la inquieta ciudad de Buenos Aires se ha desarrollado y consolidado un intenso movimiento en el “campo de lo corporal”. Está constituido por disciplinas teórico vivenciales que, a pesar de su diversidad, tienen algunas convicciones en común: -el considerar al cuerpo como un entramado bio-psico-social; -el rechazo a los dualismos cuerpo-espíritu / cuerpo-mente / cuerpo-persona; -el reconocimiento de la expresión, la creatividad, el arte, como derechos individuales y colectivos; -la valoración de la autoobservación como un camino para lograr: mayor percepción de sí mismo, de los otros y del entorno; un registro más acertado de las necesidades propias y ajenas; una mayor capacidad de expresión - comunicación – vínculo.


La mayoría de ellas encuentra un espacio de difusión, conceptualización e intercambio en Kiné (la revista de lo corporal). Muchas han estado representadas en el MoTrICS (Movimiento de Trabajadores e Investigadores Corporales para la Salud).


Y, actualmente, algunas logran un mayor grado de “oficialización” al participar en la formación de profesionales universitarios en la carrera de Artes del Movimiento en el IUNA (Instituto Universitario Nacional del Arte). Esta actividad es particularmente prolífica en la ciudad de Buenos Aires, pero no es exclusiva de allí. Es un fenómeno fundamentalmente urbano que se manifiesta en otras grandes ciudades del país y que además tiene espacios de “retiro” en algunos enclaves naturales del interior.


Las líneas de trabajo actuales reconocen escuelas pioneras dentro del país (que se inician en los años 50): la Expresión Corporal según la corriente creada por Patricia Stokoe; la gimnasia rítmica expresiva de Susana Milderman, que se amplía y multiplica en el desarrollo del Sistema Rio Abierto, con sede en Bs.As. y centros de actividad y formación en más de 20 ciudades de Argentina y el resto del mundo; el sistema consciente para la técnica del movimiento de Fedora Aberastury; la gimnasia consciente de Inx Bayerthal desarrollada por Irupé Pau; la danza-terapia de María Fux… Algunas han recibido la influencia de pioneros del exterior como Gerda Alexander (creadora de la Eutonía), Moshe Feldenkrais, Francoise Mezieres, Rudolf Laban…


El nacimiento y desarrollo de estas disciplinas está fuertemente marcado por acontecimientos de orden histórico social: después de la segunda guerra mundial, es decir, después del estallido de los cuerpos, la ruptura, el dolor, el desmembramiento... surge con gran fuerza reparadora la actividad de los que podríamos considerar iniciadores del trabajo corporal en Europa. Nuestro país fue un espacio de intensa resonancia y amplificación de dichas actividades. En el mismo sentido no nos parece casual el auge que tomaron estos y otros abordajes en Argentina, precisamente después de la Dictadura Militar (1976-1983).


En el Foro Social Mundial 2003 Susan George, representante de Filipinas propuso, para revertir los efectos alienantes de la globalización: «Tenemos que interrogar las entrañas de las sociedades en busca de sus auténticos gustos y modos de ser».


Una nueva edición de un clásico libro de Lola Brikman (“El lenguaje del movimiento corporal”) señala hoy, refiriéndose a la Expresión Corporal: «Esta disciplina se halla al servicio de los esfuerzos generales en favor del desarrollo de las personas y su derecho a la diversidad». En mi opinión es esa la dirección por la que puede encontrar mayor fertilidad la proyección de todo campo de lo corporal. Un ámbito privilegiado para «interrogar las entrañas» de las personas, de los grupos, de los pueblos... en busca del contacto perdido con sus auténticos deseos, sus gestos, sus danzas, su identidad. Contacto perdido por la acción intencionada y permanente de los que el cineasta alemán Harún Farocki, denomina: ”creadores de los mundos de consumo”.


Una pionera entre pioneros: Patricia Stokoe


La Expresión Corporal en la Argentina, tiene una madre indiscutida: Patricia Stokoe; y una amplia y compleja «familia». Compuesta de discípulos, colegas, alumnos más y menos aplicados, seguidores fanáticos, practicantes displicentes, admiradores críticos, continuadores lúcidos, réprobos y elegidos... como toda gran familia.


Patricia Stokoe fue asesora de la revista Kiné desde la creación de la misma (en el año 1992) y hasta su fallecimiento (en 1996). Hace más de 14 años, cuando tuve la idea de hacer Kiné intuí que era indispensable que ella, de alguna manera, formara parte del proyecto. No la conocía personalmente pero la había “estudiado” durante mi formación, sabía que era “bibliografía obligatoria” para nuestra especialidad y una de las madres de lo corporal en la Argentina “y sus alrededores”.


En nuestra primera entrevista desplegué mis papeles, modelo de diseño de la futura “revista de lo corporal”, bocetos de tapas, títulos de secciones y notas posibles, temáticas, enfoques... Y nos fuimos “dando manija” mutuamente. —Tenés que llamar a...Tenés que consultar con...Tenés que hablar de...


Me dejó la cabeza llena de “órdenes”, la agenda llena de números de teléfono, y el corazón lleno de alegría. En ese momento el proyecto se hizo realidad: sentí su respaldo como una garantía. Y así fue.


Su madrinazgo constituyó un regalo de lucidez y energía.



Continúa...


Nota: No se incluye el texto completo por su extensión, el lector puede solicitar el documento desde la página principal (parte inferior), a través del enlace: CONTACTO


*Texto tomado del Archivo Documental “Cuerpos, sociedades e instituciones a partir de la última década del Siglo XX en Colombia”. Mallarino, C. (2011 – 2016). Tesis doctoral. DIE / UPN-Univalle.


La autora: Instituto Universitario Nacional del Arte I.U.N.A. Buenos Aires, Argentina - Revista Kiné, la revista de lo corporal - Movimiento de Trabajadores e Investigadores Corporales para la Salud MoTrICS / juliapomies@revistakine.com.ar

Entradas Destacadas