La­ fotografía terapéutica como forma de re-significación del cuerpo con mastectomía (1)


Resumen


El artículo examina el potencial de la fotografía terapéutica como una herramienta que cuestiona discursos dominantes sobre la mujer mastectomizada. Para ello, se analiza la propuesta visual de la organización The SCAR Project, la cual re-significa la imagen que tienen de su cuerpo las pacientes y promueve un diálogo colectivo sobre el cáncer de mama como un asunto social en lugar de definirlo como una experiencia privada. Se realizó un análisis cualitativo de 14 fotografías que permitió la construcción de cuatro categorías a partir de un análisis de narrativas visuales: Los senos como centro de la subjetividad femenina y arma política, de heroínas invencibles a sujetos vulnerables, un cuerpo en comunión con otros cuerpos, y un cuerpo con múltiples identidades. El análisis de los resultados permitió identificar tres potenciales beneficios de la fotografía terapéutica: primero, el arte como forma de comunicación de las subjetividades; segundo, el potencial de la fotografía terapéutica para hacer de la mastectomía una experiencia política; y tercero, la emergencia de nuevas representaciones que recrean las identidades de la mujer mastectomizada.


Palabras clave: cuerpo femenino, fotografía terapéutica, mastectomía, mirada falocéntrica, narrativas.



Abstract


The article examines the potential of phototherapy as a tool that questions dominant discourses about mastectomized women. In doing so, we analyze the visual proposal of The SCAR Project, which resignifies the body image of mastectomized women to promote a collective dialogue about breast cancer as a public issue rather than an individual and isolated experience. A qualitative analysis of 14 photographs was carried out which allowed the construction of four categories based on an analysis of visual narratives: The breasts as the center of feminine subjectivity and political weapon; from invincible heroines to vulnerable subjects; a body in communion with other bodies; and a body with multiple identities. The analysis of the results allowed identifying three potential benefits of phototherapy: First, art as a form to communicate subjectivities; second, the potential of phototherapy as a means to make mastectomy a political issue; and third, the emergence of new representations that recreate the identities of the mastectomized women.


Key words: Female body, Therapeutic photography, mastectomy, phallocentric gaze, narratives.




Introducción


La relación arte y salud ha sido definida a partir de la noción arte-terapia. Tal articulación considera no sólo los beneficios del arte en la esfera íntima de los pacientes sino también el impacto social que produce el arte en una cultura. Klein (2006) señala que la principal contribución que hace el arte al campo de la salud, es “la ambición de figurar una versión de las grandes cuestiones de la humanidad” (p. 18). El arte le otorga a la terapia el potencial comunicativo, el cual permite hacer de una experiencia personal un asunto socialmente compartido.


Este artículo explora, desde el construccionismo social, el potencial del arte como un acto comunicativo que media la experiencia de la mujer mastectomizada. Examinar el arte-terapia, como uno de los escenarios en los cuales comunicación y salud se intersectan, implica atender a los procesos sociales que determinan cómo las enfermedades son socialmente construidas. La relación arte y salud permite explorar la construcción discursiva de las enfermedades para investigar cómo los miembros de un grupo social interactúan con aquellos que experimentan la enfermedad y cómo los pacientes asumen su cotidianidad (Conrad & Barker, 2010). El arte-terapia tiene el potencial de inspirar a los pacientes a comunicar la marginalidad social, el malestar físico, el dolor y el trauma (Álvarez, 2010; Reynolds & Prior, 2006; Funes, 2009; Zenil & Alvarado, 2007).


El acto de comunicar al mundo exterior la subjetividad del individuo enfatiza los beneficios del arte-terapia tanto para el individuo que comunica sus experiencias como la posibilidad de generar diálogo con otros. Tal y como señala Buber (1996) el arte tiene una condición dialógica. Buber entiende “el arte como un proceso comunicacional transcendente, porque le da identidad a todo aquel individuo sensible, que incorpora sus naturales capacidades para la interacción con otros seres humanos” (Aburto, 2009, p. 7). La dimensión comunicativa del arte posibilita el encuentro y el diálogo entre dos individuos que comprometen sus subjetividades en el proceso de interacción con una obra que comunica la subjetividad del otro. Al respecto, Klein (2006) expresa cómo la creación en la terapia “revela que las formas así creadas pueden ser una exploración de los enigmas individuales y producir efectos en la persona que une en otra a las culturas que lleva en ella” (p. 18). El arte comunica al mundo exterior la subjetividad creada y re-creada por los individuos y facilita la interacción, e identificación social entre las personas. Igualmente, Funes (2009) resalta el carácter social y político del arte en el contexto de la salud.


De acuerdo con Funes: “El arte, en todas sus formas de expresión, hace posible momentos de recreación y juego, favoreciendo una praxis de salud colectiva que estimula la reinserción en la sociedad” (p. 15). Los beneficios del arte-terapia no se reducen a la dimensión individual y privada, sino que también abre las posibilidades de conectar la subjetividad de los pacientes con otras subjetividades, es decir, con aquellos individuos que pueden o no estar atravesando por la misma condición médica.


El potencial comunicativo del arte-terapia, en particular la fotografía terapéutica, para comunicar las experiencias de la mujer mastectomizada es ilustrado en el presente artículo mediante la iniciativa The SCAR Project. Se trata de una serie retratos de mujeres con mastectomía realizados por el fotógrafo David Jay, cuya intención es comunicar de qué manera las cicatrices posibilitan el encuentro sobre la fragilidad humana. Jay resalta el cuerpo como un instrumento para comunicar nuestra subjetividad y presentarnos frente a otros en el mundo. En este artículo analizamos The SCAR Project como un ejemplo de fotografía terapéutica, aclarando que no implica un proceso de terapia formal guiado por un terapeuta (www.davidvinuales.org). The SCAR Project es una iniciativa, en la cual el proceso es acompañado por un artista visual cuya intención es utilizar la fotografía como un instrumento para visibilizar el proceso de re-creación de identidades de la mujer mastectomizada y hacer de estas experiencias no sólo un problema individual sino también un asunto social. En el contexto dela fotografía terapéutica la presencia del artista es innegable.


El fotógrafo que participa en procesos terapéuticos de pacientes con diagnósticos complicados y dificultades para comunicar sus experiencias se define a sí mismo como un facilitador en los procesos creativos que motivan a los pacientes a expresar sus anhelos de inclusión social.Con el propósito de facilitar la conversación de estas mujeres con la audiencia,Jay no utiliza pie de fotos.


Al parecer Jay se resiste a colocar etiquetas a las imágenes y por el contrario, deja que la audiencia sea quien construya sus propias denominaciones (Hariman & Lucaites, 2007). Jay anima a la audiencia a explorar las experiencias de estas mujeres, en lugar de ofrecer su interpretación textual. Rose (2007) nota que aunque es poco frecuente encontrar una imagen visual que no esté acompañada por un texto, las imágenes no son reducibles a los significados que traen consigo las citas que las acompañan. Las imágenes llevan por sí mismas sus propios significados, argumentos, resistencias y placeres. Así, las imágenes de The SCAR Project se convierten en pequeñas piezas de conversación acerca del cáncer de seno y su impacto en la vida íntima y social de las mujeres.



La_Fotografía_terapeútica
.pdf
Download PDF • 1.99MB

Entradas Destacadas