Presencias, riesgos e intensidades. Un abordaje socio-antropológico sobre y desde el cuerpo ...


 

TESIS DOCTORAL: UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES, FACULTAD DE FILOSOFÍA Y LETRAS. Especialidad Antropología, 2017.

 

Introducción

Ser/estar en el aire-Ser/estar en el suelo

El flying low es una técnica en la que se estudia la potencialidad del

ser humano en la gravedad, un diálogo del hombre con el suelo y la percepción de estar en caída constante. Toda actividad, mecanismos, cualquier sistema aplicable y posible resolución al respecto de esta relación cuerpo-suelo, es un punto interesante para entender este método como un trabajo de observación de todo lo que puede suceder cuando un cuerpo se corre del eje. Es decir del eje hacia afuera, hacia el espacio, próximo al suelo; o mejor dicho un poco más cerca de lo que ya se está, y desde ahí empezar a decidir, ese es el lugar para la acción, la sustancia para la práctica, es el primer instante en el que no queda más que responder para no colapsar. De la misma forma que se comprende al cuerpo en atracción permanente con el centro terrestre se busca situar al propio cuerpo con todas sus extremidades orbitales al mismísimo centro de su masa, "hacia el centro" como relación directa del hombre consigo mismo, en su propia caída constante, desde la piel hacia dentro con todos sus órganos y huesos, en comunicación directa consigo mismo organizándose para una posible expansión. "Del centro hacia las extremidades", hacia afuera, alejándose dentro de sí, de la misma forma que todo un cuerpo salta hacia el espacio buscando permanecer flotante y experimenta en esa suspensión la infinitud del abismo, en ese caso la relación distancia-tiempo-materia.

"Volar bajo" no es la aceptación de lo inevitable, de que el cuerpo no puede volar, ni siquiera aún se intenta buscar posibles maneras de alcanzar lo imposible, de corromper con el espacio alterando el orden habitual de las leyes; sino por el contrario es una lucha por todo lo que se puede, por todo lo ligero que puede ser el hombre organizado y, con todo su peso, aun así desarrollar la capacidad de verdaderamente permanecer en el aire, de volar por un instante y decidir entrar aún más abajo que el suelo y seguir planeando en lo profundo; hacer flying low es en gran escala habitar el universo.

(Iván Haidar. Texto de difusión de su seminario intensivo de flying low, febrero de 2013)

La Acrobacia en Tela es una forma de expresión corporal en la altura, el artista se encuentra suspendido en el aire y sólo cuenta con la tela para permanecer elevado. Estamos acostumbrados a desplazarnos por la superficie terrestre, con los pies al ras del piso, caminando. ¿Qué pasaría si rompemos esa naturalidad y desafiamos el espacio recorriéndolo desde otra perspectiva (…)?

(…) Estas posibilidades de hacer y de transformarse las vemos en la Acrobacia en Tela, una técnica circense correspondiente al grupo de los aéreos, en la que el artista se encuentra con la tela colgada, la investiga y crea con ella: la trepa, la recorre, realiza diferentes figuras, desafiando la fuerza de gravedad y lleva al máximo ese desafío con los “Escapes” que implican una caída controlada con principio y fin, en vacío, pero con el soporte del elemento.

(…) El eje ya no se encuentra en los pies, sino en utilizar diferentes apoyos, jugando con la gravedad, quedando colgado de un brazo, de un pie, cabeza hacia abajo; o sostenido, envuelto, completamente por el elemento. (…) El cuerpo rompe con la condición natural, la estabilidad que es “el pie en tierra”. Ignora los límites y surge una nueva posibilidad en un nuevo espacio, el aéreo. Desafiándose a sí mismo y a todos los caminantes,

despegándose del piso, al que estamos atados y al que le debemos su soporte.

(Julieta Rucq, La expresión corporal en la altura. El sostén: la tela)

Presencias_riesgos_e_intensidades_Un_abo
.
Download • 1.45MB

Entradas Destacadas