Territorios políticos, cuerpos politizados. Acerca del género en el arte de acción:


“Autorretrato desde el desencanto”, 2010. Dibujo en grafito Elegido para ilustrar portada de Revista Académica Nexus (convocatoria internacional)

 

RESULTADO DE INVESTIGACIÓN: Desde una mirada panorámica, el título de esta tesis narra el trayecto desde el cual fue escrita, que pasó inevitablemente por releer la historia oficial, buscar las fracturas y a partir de ellas tirar del hilo. “Territorios políticos, cuerpos politizados. Tesis Doctoral. Universidad Autónoma de Madrid, Facultad de Filosofía y Letras, Departamento de Historia y Teoría del Arte

 

INTRODUCCIÓN


Mi acercamiento al trabajo con el cuerpo comenzó hace varios años, con la práctica del arte de acción y la formación que recibí de artistas como Helge Meyer, Alexander del Re, Jamie Mcmurry y Ben Patterson. Durante cinco años, tuve la ocasión de presentar varias piezas en diversas exposiciones y festivales, entre ellos Ensemble of women (2007), organizado por Perfopuerto.org, donde representé a América Latina, y continué mi formación con artistas como Marilyn Arsem, Adina Bar On, Essi Kausalainen y Sara Jane Grimshaw. Pero, mientras profundizaba en la práctica del arte corporal, tuve cada vez más cuestionamientos ya que necesitaba aproximarme a la historia, a la teoría y, especialmente, a la filosofía feminista en este ámbito, además de comprender por qué en Chile se había desarrollado el trabajo corporal de aquella forma, precisamente en un contexto de represión obsesiva hacia el cuerpo. En este recorrido, las preguntas aumentaron hasta que tuve la oportunidad de aclararlas a través de una investigación como ésta, donde comprendí que uno de sus orígenes podría estar en la negación del cuerpo, que venía arrastrándose desde la Colonia y que fue subrayada durante la dictadura.


Cuando decidía sobre qué posibles temas versaría esta tesis, sabía que su eje sería el cuerpo. Un tiempo después, encontré un texto de la crítica de arte brasileña Aracy Amaral, que fue decisivo y que me hizo reafirmar la posibilidad de pensar el arte de acción en Chile como un proceso propio. Amaral señala: “parece posible afirmar que las acciones que distinguen, que singularizan el no-objetualismo en Latinoamérica, respecto de los demás realizados desde los años sesenta en Europa y los Estados Unidos, son las puestas en que emerge, integrada a la creatividad, la connotación política en sentido amplio (…) Al manifestar esa intencionalidad política se revelan a sí mismos, comprometidos con el propio aquí/ahora”1. Sus palabras fueron las primeras en hablar de esta posibilidad como parte de un proceso político. Y aunque fueron pronunciadas hace bastantes años, creo que vale la pena reflexionar sobre ellas, ya que este tipo de arte todavía es marginado por la institucionalidad.


Al revisar un segmento de la historia del arte en/de Chile, me resultaba evidente la necesidad de deconstruirlo desde una mirada ampliada a partir de la filosofía feminista. Una cuestión que se exacerbó por la distancia con el territorio y los años lejos de mi país, que me hicieron comprender que había ciertos aspectos considerados como un suelo firme en la historiografía del arte, pero que no deseaba acatar como dogmas de fe. En este redescubrimiento, cobraron peso las palabras de mi directora de tesis, Patricia Mayayo, cuando señala que “desenmascarar los puntos de vista parciales que se esconden tras la pretensión de universalidad de los discursos histórico-artísticos dominantes es, pues, uno de los puntos de partida de toda intervención feminista en el campo de la historia del arte; pero también lo es poner de manifiesto la propia parcialidad”2. Esa era la clave, revisar y proponer desde un ángulo otorgado por la filosofía feminista que permitiera, al mismo tiempo, continuar con su profundización y plantear nuevas lecturas que la enriquezcan.



Territorios_politicos_cuerpos_politizado
.
Download • 5.12MB

Entradas Destacadas