En el perreo, sólo las mujeres dan las nalgas” El baile del reggaetón como práctica corporal ...

 

RESULTADO DE INVESTIGACIÓN: Tesis de Licenciatura que lleva por nombre “El baile del reggaetón: violencia de género y transgresión entre las y los jóvenes de la ciudad de Puebla”. [Fragmento 2o. Capítulo] - Benemérita Universidad Autónoma de Puebla BUAP, Puebla, México / jhona.maldo@gmail.com

 

Abstract*


Las nalgas, las tortas, el culo, el bote, las pompas, los glúteos o el booty indican un espacio en el cuerpo en donde se localizan los discursos y las prácticas hegemónicas de género y sexualidad.


En el perreo, la materialidad del cuerpo se constituye en las normas heterosexuales, sitio primario, donde la cultura de género es reproducida. De este modo, existen partes del cuerpo permitidas en las relaciones entre los sujetos del mismo sexo; en el baile del reggaetón es común ver a las mujeres bailar entre ellas, pero los hombres lo hacen de distinta manera ya que dentro de las posiciones que escenifica el perrear, las mujeres son el receptáculo de los movimientos de los hombres vagina/nalgas en complementariedad con el pene reflejan el imperativo heterosexual correlacionado con el género binario. Aunque ¿por qué existe más preocupación por parte de los hombres a dar la espalda a otros hombres, y no de las mujeres a otras mujeres? Esto se debe al ordenamiento sexual y a la cultura de género que las sociedades contemporáneas conforman; es así como se piensa que las formas para acceder al placer son aquellas que pasan por la sexualidad falocéntrica en donde los géneros binarios encarnados en los cuerpos sexuados se complementan, de esta manera se constituye el campo inteligible del uso del cuerpo en el reggaetón, en ese campo, las nalgas o dar la espalda marcarán la materialidad del cuerpo enculturado. Después de este planteamiento, la pregunta a reflexionar en esta ponencia será la siguiente ¿Qué papel juegan “las nalgas” en la materialización de los sujetos generizados en el baile del reggaetón? Cuyo objetivo es presentar al perreo como una práctica corporal que tiene como fundamento prístino la normalización de los sujetos dentro de normas sexuales y genéricas restrictivas.


Palabras clave: perreo, nalgas, materialidad, practicas corporales, sexualidad, cultura de género.



Afirmar que el sujeto es producido dentro de una matriz –y como una matriz- generizada de relaciones no significa suprimir al sujeto, sino sólo interesarse por las condiciones de su formación y su operación.

Judith Butler, Cuerpos que importan. Sobre los límites materiales y discursivos del “sexo”.




Empezaré por decir que…


La presente ponencia es un fragmento de mí segundo capítulo de la tesis,“El perreo: disciplina y materialidad en los cuerpos”, para la licenciatura en Antropología Social, así advierto: es la presentación fragmentada de un trabajo mucho más amplio a mostrar y discutir, sin embargo, el fragmento que elegí, a mi parecer, es el que queda como anillo al dedo para las discusiones del presente congreso.


Para contextualizar


La investigación sobre el baile del reggaetón (conocido también como perreo) la inicié en el año 2010 en el seminario de Antropología Urbana con línea de investigación en sexualidad, cuerpo y género a cargo del Dr. Mauricio List Reyes, y la “concluí” en el primer semestre del presente año; mis sujetos de estudio fueron jóvenes de 13 a 24 años de edad que asistían a las ‘Tardeadas de Perreo Intenso’ que se llevan a cabo en K’zis, localizado en la Zona Dorada de la ciudad de Puebla.


Disciplina corporal en el perreo


Kathy Davis (2007) mencionó que la búsqueda de cuerpos perfectos-normales, el culto a la belleza y las prácticas corporales tendientes a lograr el objetivo marcado por los modelos de mujer y hombre no son una característica especial de la modernidad tardía, sino que lo novedoso radica en su coexistencia con los discursos del reconocimiento a la diversidad y el de la libertad de los sujetos para actuar sobre sí mismos y sobre sus vidas. Es así como se presentan prácticas corporales paradójicas como la cirugía estética, la pornografía y el trabajo sexual, por decir algunas, que necesitan de “equilibrismos críticos” en los cuales se localicen reflexiones que vayan más allá de moralidades “científicas” que inserten a sujetos y prácticas sociales dentro de la dicotomía del bien y del mal; se necesitan, a mi parecer, reflexiones que den cuenta de la complejidad de los sujetos y sus prácticas sin el mandato del “¡Ya no lo hagan!” o el “Háganlo de esta manera”; los sujetos sostienen prácticas que podrían estar reiterando un orden social hegemónico de género y sexualidad, sin embargo, es de suma importancia rescatar sus experiencias y vivencias para llevarlas a cabo, con el fin de no recaer en una victimización o en una agency de facto.




Continúa...


Nota: No se incluye el texto completo por su extensión, el lector puede solicitar el documento desde la página principal (parte inferior), a través del enlace: CONTACTO



*Texto tomado del Archivo Documental “Cuerpos, sociedades e instituciones a partir de la última década del Siglo XX en Colombia”. Mallarino, C. (2011 – 2016). Tesis doctoral. DIE / UPN-Univalle.


Entradas Destacadas