Cuerpo humano en el capitalismo: blanquitud, racismo y genocidio


Resumen:


Este trabajo tiene como objetivo exponer el tema de la blanquitud en la obra de Bolívar Echeverría y mostrar la relación de la blanquitud con el origen, desarrollo y expansión del capitalismo. El trabajo hace un análisis sobre la nueva forma de racismo que nace con la blanquitud y sostiene que se trata de una forma de genocidio practicada cotidianamente en el mundo actual. El tema de la blanquitud se enriquece con las propuestas de pensadores como Frantz Fanon y Peter McLaren.


Palabras claves: capitalismo, genocidio, racismo, discriminación, cuerpo humano.


Abstract:


This article aims to present the subject of whiteness in the work of Bolívar Echeverría and show the relationship between whiteness and the origin, development and expansion of capitalism. The author analyzes the new form of racism that comes with whiteness and argues that it is a form of genocide practiced routinely in today’s world. The subject of whiteness is enriched with the proposals of thinkers like Frantz Fanon and Peter McLaren.


Keywords: capitalism, genocide, racism, discrimination, human body.



África, a tu tiara solar hundida hasta el cuello a culatazos ellos la transformaron en yugo; a tu videncia ellos le reventaron los ojos; prostituyeron tu rostro púdico; gritando que era gutural, amordazaron tu voz, que hablaba en el silencio de las sombras. Aimé Césaire


La última parte de la obra de Bolívar Echeverría estuvo marcada por dos reflexiones muy potentes para el discurso crítico pero que se antoja pensar que pudieron haber seguido una argumentación de mayor calado si trágicamente Echeverría no hubiera muerto, la cuestión de la Americanización de la modernidad y la blanquitud como el aspecto cultural hegemónico del proyecto civilizatorio del capitalismo. En las páginas que siguen nos dedicaremos a problematizar las bases del racismo moderno a través de la noción de blanquitud que Echeverría expuso.


1. Valor de uso y cuerpo humano


Valor de uso es la “forma natural” o fundamental de un “objeto práctico”, sea éste material o semiótico, y que se encuentra incluido dentro de un “proceso de trabajo” re-productor de la vida social. Un valor de uso es un objeto cuya utilidad reside en su capacidad de satisfacer necesidades concretas. Un tipo de valor de uso es el cuerpo humano. En cuanto valor de uso, el cuerpo humano resulta valioso o útil por sus múltiples propiedades cualitativo-concretas, que se encuentran cifradas a partir de un sistema reproductivo social (Echeverría, 1998: 153-197).Por una parte, en su “forma natural”, el cuerpo humano es un conjunto de propiedades cualitativas que posee y adquiere sentido debido a una historia concreta, incluyendo sus distintas formas y sus varios colores: el tamaño de sus ojos o la forma de su nariz; el color de su piel, de su cabello y de sus ojos; lo ancho de su estructura o lo largo de sus brazos. Ello hace que el cuerpo adquiera una forma específica y que esté integrado dentro de un “proceso de trabajo” determinado culturalmente. Éste otorga al cuerpo su forma “social-natural”. Por otra parte, según Marx, el valor de uso se realiza desplegando todas sus potencialidades y se encuentra incluido dentro de un proceso de trabajo y un proceso de disfrute. Sin embargo, según Marx, el valor de uso se efectiviza únicamente en el consumo.


De modo tal que, en su “forma natural”, el cuerpo se concentra en el momento de disfrute; el cuerpo se incorpora en un “proceso de trabajo” a fin de afirmarse como goce, ya sea mediante el disfrute de su alimento para garantizar la sobrevivencia o ya sea en el momento del placer erótico. Pese a todo, cuando se introduce el capitalismo en las sociedades, los valores de uso existentes son deformados, disminuidos e incluso aniquilados; y sólo son aceptados en cuanto potenciadores de valor mercantil. En el capitalismo, el valor de uso sólo tiene un papel “secundario”, de soporte: se convierte en el cuerpo material de la mercancía, se convierte en portador de valor mercantil. En la modernidad capitalista, el cuerpo humano no sólo es valor de uso, sino portador de valor en cuanto tal o, mejor aún, el cuerpo que encarna valor. En el cuerpo humano, este valor mercantil exige ser portado de una cierta manera; exige ser llevado de una forma “adecuada”. Esto es lo que queremos pensar aquí: qué pasa cuando a la forma “social-natural” del cuerpo se le monta la “forma de valor” del capitalismo; de qué forma el cuerpo humano debe portar ese valor en este instante de la modernidad capitalista.


2. La subordinación del valor de uso


El capitalismo, según Kurnitzky (1992), consiste en la entrega o “sacrificio” del valor de uso como ofrenda para la realización del valor mercantil, es decir, se basa en el proceso de subordinación de las propiedades cualitativas de los objetos concretos con tal de realizar el valor abstracto-mercantil de esos mismos objetos. Se trata del proceso de subsunciónanalizado por Marx en El capital: subordinar el proceso de trabajo a favor del proceso de valorización. Desde hace algunos siglos, esta subordinación se convirtió el “imperativo categórico” de todo tipo de vida humana. Siel ser humano pretende autorreproducirse sólo podrá hacerlo si valoriza valor. Este momento mercantil es, trágica o absurdamente, la mediación para la re-producción social en cualquier proceso llevado a cabo por el ser humano. Este hecho implica una contradicción a partir de la cual, según Bolívar, se genera todo un conjunto y multiplicidad de contradicciones, explotaciones, negaciones, represiones, opresiones, conflictos e incluso discriminaciones y racismos actuales (Echeveería, 1998b: 8-9). Desde esta contradicción, nos acercaremos a la generación de la discriminación, el racismo y los modernos genocidios en el capitalismo.



Cuerpo_humano_en_el_capitalismo_blanquit
.
Download • 428KB

Entradas Destacadas